Control y prevención para evitar partos prematuros

Los partos prematuros son todos aquellos nacimientos que ocurren antes de las 37 semanas de gestación, pudiendo ser estos de extrema prematuridad alrededor de las 28 semanas. Para obtener mayor información al respecto acudimos al médico Sandro Strubing, ginecólogo.

0
576

Los partos prematuros son la mayor causa de morbimortalidad neonatal (riesgos  del  recién nacido). Las  estadísticas y frecuencia  de casos de partos prematuros son  variables y van  desde  el 6  al 12% aproximadamente. 

El parto prematuro se divide en dos tipos:

  1. Parto inducido: Cuando por algún motivo médico  el parto es indicado por el equipo de profesionales cuya  decisión se toma  en  conjunto entre los  ginecólogos obstetras, pediatras  y  cuidados  neonatales,  con el  consentimiento y la explicación correspondiente  a los padres. El médico sugerirá este tipo de parto si el bebé o la madre tienen una enfermedad que hace que sea peligroso continuar con el embarazo. Las razones más comunes para el parto prematuro por indicación médica incluyen: retraso del crecimiento intrauterino o IUGR, por sus siglas en inglés (cuando el bebé crece menos de lo normal durante el embarazo), preeclampsia y placenta previa.
  2. El parto prematuro espontáneo: Cuando la mujer entra en trabajo de parto antes de tiempo o cuando su “fuente” se rompe demasiado pronto (ruptura prematura de membranas). Una vez que esto sucede, por lo general el parto prematuro es imposible de evitar.

Un recién nacido prematuro puede tener muchas complicaciones tras el parto, entre ellos:

  • Mayor ingreso a unidad de cuidados intensivos neonatales UCIN (Unidad de Cuidados Intensivos) o intermedios según el grado  de prematuridad.
  • Mayor índice de problemas respiratorios.

 Las causas más frecuentes  de partos prematuros son:

  • Embarazos múltiples
  • Preeclampsia
  • Restricción de crecimiento intrauterino
  • Fetos de  bajo peso, infecciones en el tracto genital y urinario
  • Actividad  aumentada  de las madres
  • Accidentes
  • Polihidramnion (mucho líquido amniótico; o  en su defecto,  el escaso
  • líquido amniótico oligoamnion).

Para que un parto llegue a término es necesario tener en cuenta algunas medidas preventivas tales como:

Prevención primaria durante el período preconcepcional

  • Es de suma importancia   la educación   general  de la madre y  de  la familia  acerca de los cuidados  necesarios  con  cada gestación en curso  y  contar   con  controles   preconcepcionales  (antes  de embarazarse) para prevenir  y/o detectar a tiempo  cambios en las  embarazadas .
  • Estilo de vida y hábitos: Evitar el tabaco, la ingesta de  alcohol y las drogas ilícitas.
  • Suplementos nutricionales: Dieta equilibrada. Evitar las  dietas  para  bajar  de peso durante la gestación , así  como  evitar   ganar  demasiado  en peso  durante la misma.
  • Los cuidados odontológicos: También son de suma importancia porque está  demostrado  que pueden ser focos de infección, que  podrían  desencadenar  algún trabajo de parto prematuro.

Prevención primaria en mujeres embarazadas

  • Debe someterse a los controles prenatales para detectar  si existen infecciones urinarias  sean estas con  molestias o  sin ella. Se debe medicar  con antibióticos  que no son nocivos  para  el embarazo y  pueden prevenir  amenazas de parto prematuro.
  • Lo mismo ocurre con las infecciones  vaginales  a repetición  de las  embarazadas, cuanto antes  se puedan diagnosticar y tratar  mejor, y hacerlo siempre en pareja.
  • Estilo de vida y hábitos: Se debe sugerir a las pacientes actividades físicas adecuadas  en cada   etapa  del embarazo y a cada paciente  en particular según la  condición  de  esa  gestación.  Hay estudios  que  demuestran que la falta  de  reposos y  una actividad  excesiva pueden también desencadenar en un parto prematuro.
  • Medición del cuello uterino: Longitud cervical medida con ecografía como predictor del parto pretérmino en embarazos únicos en la semana 18 y 24.

Prevención secundaria en mujeres embarazadas

  • Es importante contar con los estudios ecográficos de la evolución y crecimiento fetal   de los tres trimestres  del embarazo  para así poder reconocer tempranamente cualquier condición que necesite atención.
  • Al igual que la toma de presión regular de la paciente y el control adecuado  de  peso ya mencionado anteriormente.
  • Lo más nuevo que se está implementando tanto en lugares que poseen la tecnología es   realizar  la medición  del cuello  uterino por ecografía  transvaginal o por vía abdominal entre  las  20 y  28  semanas  de gestación. Esto puede demostrar una  probabilidad  de riesgo  de parto prematuro  cuando  ese cuello uterino mida menos a 25 mm. Esto  sugiere ingresar al trabajo de parto antes de la fecha ideal.
  • Si el riesgo ya está instaurado, es fundamental el reposo.
  • Se conoce que la progesterona es considerada la hormona clave para el sostén del embarazo por su acción sobre el miometrio. Por ello, la medicación a dosis  altas con frecuencia también es una manera de prevención.

Debe acudir de inmediato junto a su médico o a urgencias cuando:

  • Tiene dolores abdominales continuos.
  • Sangrado o pérdidas de líquido por la vagina.

Una vez hecho el diagnóstico de amenaza de parto prematuro se debe de tener en cuenta la semana de gestación que se está cursando a fin de que el médico decida y aplique el tratamiento adecuado para intentar evitar el nacimiento, que con frecuencia incluso está acompañado de la internación de la paciente.

Recomendaciones para el puerperio

  • Apoyo y contención emocional para puérperas en relación con sus recién nacidos internados en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN).
  • NO INHIBIR LACTANCIA, aun con recién nacidos prematuros extremos; al contrario, es necesario ejercer la defensa del derecho de esos niños a recibir leche materna, a menos que se presenten contraindicaciones por situaciones especiales.
  • Estimular la extracción, para que la madre pueda aportar a la alimentación a su hijo hasta que esté en condiciones de succionar.
  • Facilitar desde la institución la permanencia en salas o residencias para madres, una vez que se otorgó el alta del servicio de obstetricia y sus niños deben permanecer internados, si así lo desean o necesitan.

Lograr un embarazo a término dependerá de los controles y prevención de la futura madre.

Es importante resaltar la visita al médico previo a la concepción a fin de tomar los recaudos generales y  corrección  de patologías  previas.