Niño asmático: características y tratamiento

El asma es una enfermedad de las vías respiratorias muy frecuente en países tropicales y en vías de desarrollo como el nuestro. Reconocer a temprana edad la presencia de esta patología puede ayudar a los niños a recibir un tratamiento oportuno, evitar complicaciones y hasta curarla. El doctor Tomás Mateo Balmelli, pediatra infectólogo, nos brinda una detallada descripción de este tipo de manifestación de alergia respiratoria.

0
356

El asma es una enfermedad de las vías respiratorias muy frecuente en países tropicales y en vías de desarrollo como el nuestro.

El asma es una patología de las vías respiratorias que se produce habitualmente por la híper reactividad bronquial a alergenos ambientales, es decir a partículas extrañas que están en suspenso en el ambiente y que pueden sensibilizar las citadas vías.

El ciclo respiratorio consta de un momento de inspiración donde metemos aire a los pulmones y otro de expiración donde exhalamos. Si el niño presenta sensibilidad a los alergenos ambientales esto hace que en sus músculos bronquiales se produzca una obstrucción que no permite la salida del aire.

Muchas veces estos niños no pueden exhalar todo el aire de sus pulmones, entonces el pulmón se encuentra levemente distendido y eso hace que tengan que respirar más veces por minuto para compensar esa falta de aire.

Esta situación los empuja a utilizar los músculos accesorios de la respiración (intercostales, subcostales y diafragmáticos), que finalmente por cansancio claudican y provocan una insuficiencia respiratoria y falta de oxigenación adecuada (cianosis o coloración azulada anormal de la piel y las membranas mucosas) que ya requiere de una medida médica de urgencia.

Los alergenos ambientales pueden ser:

  • Epitelio de animales (Ej: pelo y caspa de mascotas).Vectores que se aerolisan (Ej: heces de cucarachas).
  • Humo (Ej: de industrias, de carbón o leña, de tabaco, de automóviles, etc.).
  • Pólen de flores
  • Polvo doméstico
  • Perfumes (Ej: de detergentes, aerosoles, colonias, etc.).
  • Cambios climáticos (Ej: ventosas que levantan mucho polvo, entre otros).
  • Dermatofagoides (Ej: ácaros de polvo, hongos por humedad de pared).

Si los músculos de los bronquios reaccionan a alguno de los alergenos ambientales citados arriba pueden producir crisis de tipo asmatiformes, y si esas crisis de broncoobstrucción son recurrentes y se determina que hay un alergeno que condiciona su aparición, se llama asma alérgico.

¿Cuál es la causa?

Siempre hay un componente familiar hereditario para la aparición del asma en niños, el papá alérgico o la mamá alérgica. En Paraguay el 90% de la población padece algún tipo de alergia y el asma es una manifestación de alergia respiratoria.

Esta enfermedad se detecta precozmente. Habitualmente los niños que van a tener problemas de hiper reactividad bronquial ya lo pueden manifestar entre los 6 a 12 meses con una enfermedad frecuente que se llama bronqueolitis.

También se puede manifestar en período de lactancia con el virus sincicial respiratorio (VSR) que deja a los niños con una sensibilidad mayor a padecer crisis de broncoobtrucción en la edad preescolar y escolar, edad habitual en que se presenta el asma bronquial, entre los 4 a 7 años.

Entre los síntomas más frecuentes podemos mencionar que habitualmente el niño asmático tiene una sed de aire. Es el primero que se cansa cuando está jugando o haciendo algún deporte.

Muchas veces su sibilancia, o chillido de pecho, se escucha a distancia por lo que no hace falta ningún aparato o apoyar el estetoscopio sobre el pecho para escuchar ese chillido que nos alerta que hay una obstrucción bronquial, una disminución del diámetro del calibre de las vías respiratorias, y eso habitualmente es porque hay espasmo del bronquio.

Tratamientos

Especialistas alergólogos en asma infantil y alergia infantil pueden determinar, a través de pruebas, cuáles son los alergenos responsables de desencadenar el mecanismo inmune en los niños que conlleva a la broncoobstrucción. Al conocer la partícula que estimula la híper reactividad de los bronquios ellos preparan un tratamiento de desensibilización del alergeno que provoca la enfermedad y que se puede administrar por vía subcutánea y por vía oral.

Es muy importante que los niños asmáticos estén controlados y supervisados por el pediatra, un especialista en alergia infantil y en asma, haciendo un seguimiento conjunto porque hoy día tenemos medicamentos que se pueden utilizar para evitar la inflamación y la broncoobstrucción en forma frecuente. Contamos con un arsenal de fármacos para profilaxis, para tratamientos prolongados, y para crisis.

Pero, la mejor manera de tratar este tipo de crisis o de cuadros bronco obstructivos asmáticos es evitando estar en contacto con partículas o alergenos que desencadenan las crisis, y eso se logra manteniendo un medio ambiente saludable.

Cómo evitar las crisis de asma

  • Eliminar todo lo que retiene polvo y ácaros en las casas. Ej: cojines, alfombras, peluches, cortinas de tela, libros, entre otros.
  • Usar sábanas y edredones hipoalergénicos para dormir.
  • No barrer porque levanta polvo.
  • Realizar aspirados o un repasado con paños húmedos.
  • Evitar contacto con animales domésticos dentro de la casa.
  • Evitar vivir cerca de industrias donde eliminen muchos desechos a través de humaredas.
  • Evitar sitios donde hay mucho tránsito vehicular o polución ambiental.

El asma se cura si se encuentra el alergeno desencadenante de la enfermedad y se desensibiliza al paciente. Cuanto más precozmente se identifique al agente agresor y se siga el tratamiento indicado, habitualmente, a la edad de la adolescencia el asma puede ser revertido. Para detectar el alergeno se hacen pruebas cutáneas y sanguíneas, muy sencillas, que están al alcance de todos.

Dr. Tomás Mateo Balmelli