¿Por qué se producen las anemias?

0
500

Definitivamente en la medicina general hay temas que pueden parecer muy simples, comunes y se cree que todos lo conocen y manejan, como es el caso de las anemias, el cual dentro de su aparente sencillez puede ocultar toda una serie de problemas de difícil manejo y solución. Para explicarnos acerca de este tema, consultamos con el doctor Javier Gómez Silva, clínico médico.

La anemia es una enfermedad de la sangre, líquido que es propulsado desde el corazón hacia los vasos sanguíneos y desde estos a todos los tejidos, volviendo nuevamente al corazón.

La sangre está formada por una parte líquida que es el plasma, cuyo mayor componente es el agua; y los elementos formes que flotan en él, son los glóbulos rojos, blancos y las plaquetas.

Los glóbulos rojos posen en su interior una proteína llamada hemoglobina que es la encargada del trasporte de oxígeno a los tejidos.

La anemia es la enfermedad donde la producción de los glóbulos rojos o la cantidad de hemoglobina está disminuida; lo que lleva a la mala oxigenación de los tejidos del cuerpo y con ello a la generación de los signos y síntomas de la enfermedad.

La anemia puede clasificarse de diferentes formas, tales como: Agudas o crónicas o producirse por fallas en la producción de los glóbulos rojos en la médula ósea o por alteraciones en su formación que la llevan a una destrucción de las mismas; estas nuevamente se pueden deber a causas hereditarias o adquiridas, o por pérdidas internas o externas como en el caso de las hemorragias.

Muchas enfermedades y otros factores pueden causar anemia; siendo a veces signos importantes para la detección de las mismas. Aunque a veces la causa no se conoce.

Una de las anemias más frecuentes es la que se produce por deficiencia de hierro. El cuerpo necesita hierro para producir hemoglobina. El hierro se obtiene principalmente de los alimentos.

En ciertas situaciones no patológicas como el embarazo o en las etapas de crecimiento acelerado o cuando se ha perdido sangre el cuerpo puede tener que producir más glóbulos rojos que de costumbre, y con ello necesita más hierro. La anemia por deficiencia de hierro se presenta si el organismo no logra obtener todo el hierro que necesita.

Posibles signos y síntomas de la anemia

• Cansancio o debilidad
• Piel pálida o amarillenta
• Mareo
• Pulso débil y rápido; respiración rápida
• Sensación de falta de aliento
• Calambres en los miembros
• Síntomas cardiacos (palpitaciones, soplos, aumento de tamaño del corazón,
insuficiencia cardíaca)

Examen médico

El médico usa el arma más importante: “la historia clínica”. El chequeo puede confirmar los signos y síntomas mediante un examen físico completo. También se pueden incluir pruebas y procedimientos auxiliares de diagnóstico. Se le recomendará realizarse unas pruebas para identificar el tipo de anemia que tiene y la gravedad de esta.

Con frecuencia la anemia es fácil de tratar

El tratamiento de algunos casos de anemias consiste en modificar la alimentación y tomar suplementos nutricionales. Para otras, en cambio, el tratamiento consiste en medicinas, procedimientos, cirugías o transfusiones de sangre (en el caso de la anemia grave). También se pueden tomar medidas para prevenir o controlar la anemia. Estas medidas pueden proporcionarle más energía, mejorar su salud y su calidad de vida.

He aquí unas cuantas cosas sencillas que usted puede hacer:

• Consuma una alimentación saludable así se asegura de obtener una cantidad suficiente de los nutrientes que su cuerpo necesita para producir células sanguíneas sanas. Entre estos nutrientes se cuentan el hierro, la vitamina B12, el ácido fólico y la vitamina C.
• Una alimentación sana también es buena para la salud en general: Consumir alimentos y bebidas que contengan muchos nutrientes: verduras, frutas, cereales integrales, productos lácteos descremados o con bajo contenido de grasas, mariscos, carnes magras y aves, huevos, porotos, arvejas, nueces y semillas.
• Limitar el consumo de sal, grasas sólidas, azúcares agregados y granos refinados.
• Evite sustancias que puedan causar o precipitar la anemia. El contacto con sustancias químicas o toxinas en el medio ambiente puede causar algunos tipos de anemia.
• En ciertos tipos de anemia es importante disminuir las probabilidades de contraer una infección.
• En las deficiencias de hierro agregar suplementos de hierro y cambios en la alimentación (consumir alimentos ricos en hierro y vitamina C, ya que esta aumenta la absorción de hierro en el organismo).
• La vitamina B12 y el ácido fólico (otro tipo de vitamina B) son necesarios para la producción de glóbulos rojos sanos.

Tenga en cuenta que:

• Los grupos que corren más riesgo son las personas que están recibiendo radioterapia o quimioterapia, las que están expuestas a toxinas o las que toman ciertas medicinas, y las personas que tienen enfermedades o problemas de salud que causan daños en la médula ósea.
• Vaya al médico con regularidad a hacerse chequeos y a recibir atención continua, y avísele si tiene síntomas nuevos o si sus síntomas cambian.
• Las niñas y las mujeres que tienen menstruaciones abundantes pueden necesitar exámenes periódicos y controles médicos para prevenir o controlar la anemia por deficiencia de hierro.
• Cuide a los jóvenes o adultos que hacen deporte de alta competencia también deberán controlarse más seguidamente.
• Procure que un estilo de vida saludable sea la meta de toda la familia.
• Una alimentación saludable apoya el crecimiento y el desarrollo y puede contribuir a prevenir la anemia.
• Tenga en casa alimentos saludables y muéstreles a sus hijos cómo elegir alimentos saludables cuando ustedes no están.
• Ayude a sus padres o a otros parientes mayores a disfrutar de una alimentación saludable y rica en nutrientes. La anemia se presenta con frecuencia en los adultos mayores debido a enfermedades crónicas (constantes), falta de hierro y mala alimentación; y ello lleva a descompensaciones de sus enfermedades.

Dr. Javier A. Gómez Silva
Especialista en Medicina Interna
Medicina Laboral Reg. N° 4778