Utilidad de las ecografías durante el embarazo

La doctora Jazmín Analía Valdés, especialista en ginecología, destaca que este método es inocuo, no invasivo y brinda detalles del procedimiento para que las futuras mamás tomen nota.

0
165

Existen varios tipos de ecografías para las que se utilizan distintos transductores: lineales, convexos, transvaginales y volumétrico. Con estos aparatos se pueden realizar ecografías de partes blandas y esqueléticas, doppler del flujo de los vasos sanguíneos, obstétricas y abdominales, entre otros.

La ecografía obstétrica es un método no sólo de diagnóstico sino en el cual se puede observar y tratar al feto como paciente.

Gracias a esta ecografía podemos estudiar al feto en tiempo real; observar su desarrollo; y sus actitudes a lo largo de las semanas que se encuentra en el útero de la madre.

Observación del desarrollo

Con la ecografía obstétrica se puede detectar, según las distintas etapas, el desarrollo del embrión a feto, su crecimiento, su anatomía, despistaje cromosómico (*), o sospechas de malformaciones. Además se evalúa la placenta, el flujo de sangre y oxígeno que recibe el feto a través de la madre, entre otras particularidades.

¿Cuántas ecografías son necesarias durante el embarazo?

Se necesitan tres ecografías (una por trimestre), idealmente cuatro, en los siguientes períodos:

Primera ecografía: al presentar un retraso menstrual y ante la sospecha de embarazo para detectar la ubicación del saco, número de embriones y vitalidad.

Segunda ecografía: entre la décima y décima punto seis (10 y 10.6) semana para el despistaje cromosómico.

Tercera ecografía: entre la vigésima y vigésimocuarta (20 y 24) semana se realiza la ecografía morfológica, donde se estudia la anatomía del feto y se puede evidenciar alguna malformación como paladar hendido (labio leporino), estructura cardíaca y los grandes vasos, estructuras cerebrales de los miembros, entre otros.

Siguientes ecografías:  a partir de las trigésima y trigésima segunda (30 y 32) semana para evaluar crecimiento fetal, placenta, líquido amniótico, entre otros.

La ecografía es vital para detectar malformaciones

Es muy importante realizarse la ecografía porque se pueden detectar malformaciones que pueden tratarse incluso antes  del nacimiento, o si esto no fuera posible, luego del alumbramiento, ya sea de forma inmediata o no. Se podrían tratar quistes o malformaciones cardíacas.

Para realizarse una ecografía, en general, la futura mamá no requiere una preparación especial excepto las pacientes que se encuentran en el primer trimestre, donde deben tener la vejiga cargada si se realizan una ecografía por vía abdominal, no así las que se realicen con el método transvaginal.

El sexo del bebé

Una de las noticias más esperadas por los padres y familiares es conocer el sexo del bebé que está en camino. El sexo fetal ya se puede detectar gracias a la ecografía, desde la décimo tercera semana de embarazo.

Se puede anticipar el sexo del feto con un equipo actual y un profesional experimentado a partir de la semana 13, aproximadamente, cuando se forma el tubérculo genital, aunque es más factible conocer el sexo a partir de la semana 16.

Finalmente la doctora exhorta a todas las futuras madres a realizarse las ecografías estipuladas, recordándoles que no representan riesgo alguno para la madre o el niño, ya que no se utiliza radiación alguna por lo que se considera inocua. “De igual manera siempre es bueno seguir las órdenes del médico según cada paciente”, apuntó la profesional.

(*) Teniendo en cuenta ciertos marcadores o hallazgos ecográficos se hace una sospecha de probabilidad de que el bebé registre alto o bajo riesgo alguna alteración cromosómica. Los cromosomas son estructuras similares a una hebra que se encuentran en el núcleo de la célula y contienen el mapa genético del individuo.